| Introducción | Sobre el Autor | Eventos | Lecturas Recomendadas |

jueves, 4 de diciembre de 2008

La disociación de la Teoría de la Arquitectura con la práctica de la Arquitectura

Segunda parte de cuatro.
Ofrecida originalmente como Ponencia Principal
como Coordinador y Moderador en la Apertura del
Tema 4,
Teoría de la Arquitectura y la Tecnología,
Primer Coloquio Nacional de Teoría de la Arquitectura:
Acerca de la visibilidad en la arquitectura

Facultad de Arquitectura de la UNAM, México.
23 al 26 de agosto de 2004.

La disociación de la Teoría de la Arquitectura con la práctica de la Arquitectura

En el Siglo XIX, la Teoría de la Arquitectura, nacida bajo un predominante enfoque historicista, acentuó aún más su disociación de la Tecnología Constructiva debido a diversos eventos que acontecieron simultáneamente:

1. El primero de estos eventos fue la unión de las escuelas de arquitectura con las de pintura y escultura en las llamadas Academias de Bellas Artes donde se clasifica a la arquitectura como un arte bello, validando con esta acción la concepción existente desde el Siglo XVI, acuñada por Giorgio Vasari, donde él afirmaba que la pintura, la escultura y la arquitectura tienen un ancestro común y que las tres dependen de la habilidad del dibujo para concebirse o diseñarse (9). De ahí parten dos grandes supuestos o paradigmas que siguen operando hasta nuestros días dentro de la arquitectura. El primero, el supuesto de que su enseñanza y estudio debía ser similar para las tres artes y fundamentada en una Teoría General del Arte, y el segundo supuesto, que siendo la arquitectura un arte, los arquitectos son artistas.

2. El segundo evento fue la consolidación de la Estética como una disciplina filosófica con la que era posible elaborar una teoría de la belleza sin hacer referencia a la función. Al desechar la historia de la arquitectura la especulación, esta encontró refugio en la Axiología y la Estética bajo el formato de interpretación o crítica(10). Bajo la influencia del pensamiento filosófico de Kant y Hegel se popularizó ampliamente la nueva Estética sin poder resolver aún la distinción contradictoria entre arte puro y arte funcional. Kant clasificó a la arquitectura como un arte de belleza dependiente afirmando que eso era sólo posible a través del diseño, declaración que llevó posteriormente en pleno Siglo XX a una menos dogmática pero evidentemente fuerte influencia de la Estética, la Historia del Arte, y también de la Poética(11) en tratados y manifiestos sobre Teoría de la arquitectura. De forma general, esta corriente de pensamiento desencadenó hasta nuestros días en la tendencia de juzgar la arquitectura sin jamás haber construido(12) dentro de escritos realizados por especialistas en estética e historia del arte no nativos en la disciplina.

3. El tercer evento es que una disciplina como la arquitectura, consolidada y emergente de la Edad del Humanismo del Siglo XVI, recién coronada arte bella, y por consiguiente conciente plenamente del hombre como su objetivo básico, fue sometida a un impacto traumático hacia su interior de índole ontológica y axiológica ante la necesidad de la asimilación del Materialismo propuesto por Marx. A partir de 1867, el materialismo causó un alejamiento aún mayor del pensamiento teórico arquitectónico de su medio de producción: la Construcción. Dentro de la nueva realidad material, bajo una contradicción dialéctica entre relaciones de producción y la distribución de la riqueza, la construcción como medio de producción de la arquitectura basada en las técnicas y la tecnología(13) se convierte involuntariamente, valga la analogía, en algo así como un familiar peligroso y vergonzoso que no se puede abandonar pero que se tiende a negar y ocultar ante ajenos y extraños. Así, surge por ejemplo la separación formal entre los tratados de teoría de la arquitectura orientados al hombre y la estética, y los tratados de construcción dirigidos a exponer sin amplia disertación los procesos constructivos y sus materiales.


CITAS

(9) Para los teóricos ingleses de la época, la palabra Diseño fue usada indistintamente para traducir disegno (“un dibujo”) y concetto (“un plan mental”). Antes del Siglo XX, Diseño y Dibujo eran sinónimos.Regresar

(10) En este contexto “la crítica comporta un juicio estético”... “La crítica artística que se caracteriza por la emisión de un juicio, se desarrolla en la proximidad de la teoría, la estética y la historia”, Montaner, Op. Cit., pp. 7 a 11.Regresar

(11) Desarrollada por Aristóteles en primera instancia, la Poética fue introducida formalmente en el pensamiento filosófico de las artes por Gaston Bachelard en los albores del Siglo XX.Regresar

(12) En el libro de Vitruvio se les catalogaría como “aficionados de la arquitectura” de acuerdo a su pié de página 2, Op. Cit., p. 2.Regresar

(13) Desde mi punto de vista, el materialismo ofrece un enfoque anacrónico sobre lo que es la tecnología de la arquitectura. Así como la rápida evolución es una característica tecnológica actual, su discurso también ha avanzado apoyándose en las nuevas visiones epistémicas y pedagógicas contemporáneas para lograr como objetivo primordial el bienestar del hombre. El materialismo por lo tanto está agotado como sustento y argumento en el discurso tecnológico contemporáneo.Regresar






D.R. © Ernesto Ocampo Ruiz, Facultad de Arquitectura de la UNAM, México, 2004.